Remedios Naturales

Plantas medicinales para los abscesos

Primero, y para saber de lo que hablamos vamos a hacer una breve definición de lo que es un absceso.

“Es una infección e inflamación del tejido que se caracteriza por la hinchazón y la acumulación de pus. Puede ser externo y visible, sobre la piel, o bien interno”.

En este tipo de patologías es importante consultar con un especialista. De todas maneras, para aliviar un poco los síntomas la fitoterápia nos puede ayudar.

Plantas para combatir la inflamación:

  • Tusílago (Tussilago fárfara): la infusión concentrada sobre la piel se utiliza para heridas, úlceras, erupciones y dermatitis.
  • Sello de salmón (Polygonatum odoratum): en cataplasmas o pomadas sirve para aliviar problemas cutáneos infecciosos como los forúnculos, los uñeros y los abscesos.

Plantas para que madure el absceso:

  • Fenogreco (Trigonella foenum-graecum): en uso tópico y por su acción suavizante y emoliente hace que los abscesos, los uñeros y los forúnculos sanen y maduren.

Podemos hacer una pomada casera con algo de vaselina o cera de abeja y un poco de la planta seca para aplicar sobre la zona deseada. Primero fundimos la vaselina, le añadimos la planta y lo dejamos a fuego lento un par de horas. Lo escurrimos con un filtro como una gasa o una media y lo introducimos rápidamente en un tarro antes de que la mezcla se endurezca. Lo dejamos solidificar a temperatura ambiente y lo guardamos en un lugar seco. No poner en contacto con los ojos, la boca ni las mucosas. Siempre hay que acordarse de mirar si existen contraindicaciones de la planta.

Si quieres aprender a hacer este tipo de ungüentos puedes apuntarte a los talleres de cosmética natural que organizo.

También nos pueden salir abscesos si tenemos pie de atleta, una formación de micosis que es producida por un hongo en la zona almohadillada de los metacarpianos.

Para este tipo de infección podemos usar:

  • Aceite esencial de árbol del té: con propiedades cicatrizantes, antimicóticas, antiinfecciosas, antisépticas y antimicrobianas entre otras.
  • Aceite esencial de lavanda: con propiedades cicatrizantes y antiinflamatorias.
  • Dragosán o sangre de drago: extracto del árbol del drago con propiedades muy cicatrizantes.
  • Extracto de pepitas de pomelo: un potente antimicrobiano.
  • Propóleo: aplicado de forma externa es muy cicatrizante y seca la zona.

También nos cuidaremos de secarnos muy bien los pies, sobre todo en la zona entre los dedos, porque cualquier resto de humedad hace proliferar este tipo infecciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *